Gastronomía

El privilegiado entorno en el que se ubica Castropol propicia la confluencia entre los productos del mar y de la montaña, lo que se traduce en una gastronomía rica y variada.

 
La presencia de la Ría del Eo reporta a la gastronomía ostras, almejas, navajas y una gran variedad de moluscos y otros crustáceos, debido a que es el lugar idóneo par el desarrollo de cultivos marinos.
 
Abundan también la calidad y diversidad en los pescados de roca, de bajura y altura, lo que permite degustar platos como almejas a la marinera, lubina al horno, lubina a la plancha, sargo a al espalda, cazuelas de merluza, rape a la gallega etc.
 
Las montañas juegan un papel crucial en la gastronomía. Embutidos, carnes, productos porcinos de la matanza y una tierra incomparable ofreciendo los mejores productos de la huerta logran brindan sabores sin parangón.
 
Esta simbiosis ofrece diferentes sabores en un mismo plato: paella de marisco, fabas con almejas, empanadas de arenques etc.
 
Asimismo, la sobremesa se convierte en lienzo de buen gusto donde el arroz con leche, los cereixolos, el requesón o los flanes dibujan un abanico de placeres para el paladar.
 
 
 
 
 
 
 
Sin embargo el producto estrella de Castropol y su Ría del Eo son las ostras. En la actualidad tres empresas se ocupan de su explotación y distribución (incluso online). Más de trescientas toneladas de ostra salen del estuario, que concentra la mayor producción de Asturias. No obstante, la mayor parte es adquirida por Francia, quedando en el territorio nacional el 20% de la producción que sale de las aguas del Eo.