Visor de contenido web Visor de contenido web

Fiesta de Interés Turístico Regional

Castropol es una de las villas de tradición más antigua que destaca por la preparación de las alfombras florales. Todos los años se celebra la festividad del cuerpo de Cristo, bajo palio, acompañado por los niños y niñas de primera comunión llevando a hombros al niño Jesús y a la virgen, seguidos por la banda de música recorren las calles de Castropol. Calles  que se adornan para la ocasión, con vistosas alfombras florales aludiendo a distintos temas, algunos de ellos religiosos.

 

 La agrupación de artistas florales de Castropol ha conseguido poner en valor un arte que viene desplegándose en la villa «desde siempre»
Estas alfombras son realizadas por todos los vecinos y vecinas, y supone un gran trabajo artesanal que lleva meses de preparación: primero se deben diseñar los dibujos que llevarán las alfombras, y l
as medidas, posteriormente, decidir los colores y materiales, los días previos a la fiesta, recolección de flores, y durante la noche anterior, todos los vecinos adornan las calles principales de la Villa.       

 Para la confección de estas maravillosas alfombras se utilizan principalmente flores, acompañadas de semillas, conchas, piedras, y posos de café.
Aunque en muchos pueblos es habitual esta costumbre, las características de Castropol, con sus calles estrechas y el arte y dedicación de los autores de esas alfombras hacen de esta celebración algo muy especial. 

 

Y si de algo se siente orgulloso Castropol es de haber sabido dar continuidad a la  tradición centenaria de engalanar sus calles.

 

 

 

Visor de contenido web Visor de contenido web

Castropol, pétalo a pétalo