Patrimonio religioso Patrimonio religioso

Capilla de la Atalaya ó de San Román

El 5 de enero de 1.804, el gremio de mareantes inicia las aportaciones económicas para construir la capilla y torre vigía en el emplazamiento actual.

En 1842, se concluye su construcción. En 1870 a causa del deterioro que había experimentado precisó ser reedificada. En 1888 se sustituye la primitiva talla de madera de San Román por la actual, costeada por D. Pedro López Camino.

En 1.901 Dña. Socorro Sánchez de García costeó cercar el espacio de la ermita con un muro de mampostería y ajardinó su campiña con árboles y macizos florales. La torre fue elevada y la nave central se alargó hasta ocupar el pórtico frontal un par de conchas de gigantescos moluscos, traídas de Filipinas por D. Francisco Castro “El Perdigueiro”, hacen de pilas al agua bendita. El sencillo retablo que había regalado el gremio fue sustituido por otro y en él se colocaron las imágenes de San Román, Corazón de María y Nuestro Señor del Buen Viaje, el cual se puso en lugar del antiguo cristo esculpido en madera por D. Francisco Fernández “El Espolín”.

Los cañonazos disparados desde Ribadeo en 1936 causaron daños en los flancos de la torre y capilla que fueron reparados en 1938 y en 1941 se restauró el techo del santuario.

Finalmente en 1997 se han realizado obras en paredes y las techumbres.

Formada por nave única, destaca en su fachada las cuatro columnas de estilo corintio cerradas por tres arcos de medio punto y la torre almenada adosada al ábside exterior. A ambos lados dos atrios cerrados por medio de antepechos con columnas e capiteles corintios. El atrio del muro de la Epístola da acceso a la escalera de caracol que sube a la torre.

Fotografía de la Capilla de la Atalaya ó de San Román